RESEÑA YURU CAMP



P: Este no lo tenía planeado, fue en el transcurrir de la temporada pasada que gracias a las diversas opiniones que leía (en su mayoría muy positivas) decidí darle la oportunidad. Además el programa es Moe y trata sobre chicas que van a acampar, dos razones muy sólidas para verla.

La obra no oculta su tema, desde el inicio está claro que la historia es sobre la amistad utilizando el contexto del campamento. Si bien es la misma temática de la mayoría del Slice for Life moderno (especialmente los de clubes) su particularidad (camping) le separa del resto gracias a que construye un ritmo y tono único.

Antes de desentrañar cómo funciona su forma de narrar, abarcamos las bases sobre las que se sustenta. Si bien el anime se centra alrededor de un club, la narración se concentra en el dúo Rin y Nadeshiko. La interacción entre ellas es efectiva y divertida por lo diferente de sus personalidades, Rin es solitaria y fría mientras que Nadeshiko es enérgica y curiosa. Cada una complemente a la otra, logrando que se sienta natural cada una de sus conversaciones.


Las otras dos chicas que conforman el grupo son Aoi y Chiaki, ellas dos ya son cercanas antes de iniciar el programa porque son las integrantes del grupo de campismo, en parte esto excusa que estén poco exploradas. Sin embargo es innegable que les han faltado espacios de desarrollo. Aun así lo paso por alto porque considero que su personalidad base es funcional para la historia que intentan contar, ambas cuentan con las suficientes características para no considerarlas vacías, como la actitud de líder de Chiaki o lo trabajadora que es Aoi.

Porque en cuanto a cómo la obra se desarrolla, me parece genial. Varios le dirán lenta y no se equivocan en absoluto. El programa es pausado, se toma su tiempo para contar, esto lo atribuyo a una de las características más prominentes del campismo, la soledad. Al contrario que varios Slice for Life que desarrollan una amistad de hierro en cuestión de segundos y que casi ven a la soledad como un castigo, aquí lo tratan como una virtud, el placer de sentarse y sólo mirar el paisaje.

La amistad entre las chicas no suple la soledad, sino que sirve como alternativa a la acampada solitaria. El mejor ejemplo está en Nadeshiko que al final va acampar sola (encontrarse con Rin fue casualidad). Y hablando de esta relación: El tono tan pausado de la obra logra una construcción dedicada a que cada una conozca a la otra como toda relación óptima, con tiempo y dedicación. Nadeshiko aprende sobre Rin a través de su actitud acampando. A la vez Rin va adoptando una nueva forma de ver el mundo guiada por la particular actitud de Nadeshiko.


Esta misma técnica es válida para explicar cómo funciona el grupo, las chicas si bien colaboran y se esfuerzan juntas, no es hasta el último capítulo cuando podemos referirnos a una autentica unidad, lo notamos a través del simple dialogo alrededor de una fogata. La tardía inclusión de Rin es un aditivo a esta idea, de cómo lo grupos necesitan su tiempo para formarse.

Su historia de soledad y amistad no se alcanza sólo con narrativa, siempre es necesaria una presentación visual. El diseño de sus personajes no es meramente detallado u original, pero si identificable y atractivo gracias a su simpleza. Nadeshiko es el mejor ejemplo, una chica que luce muy “normal” y aún así cuenta con una alta capacidad expresiva, por otra parte Rin transmite su actitud a través de pequeñas expresiones logrando un proceso visual de su desarrollo.

En cuanto al trabajo realizado para representar el contexto tenemos a los preciosos escenarios,  (obviamente son representaciones de locaciones reales) su trabajo es admirable porque capturan la esencia del paisaje a través de una paleta de colores efectiva según sea el caso, anaranjada para los atardeceres y fría para las noches. En conjunto ningún momento se ve entorpecido, si bien la animación tiene unos cuantos bajones (sobre todo en cuanto a personajes) tampoco es lamentable o contraproducente.


ES MÁS, me atrevo a decir que sin necesidad de un gran despliegue técnico como si fue el caso de Violet Evergarden y Place Further Than Universe (ambos de grandes estudios) sus escenarios capturan más vida, resultan más creíbles y entrañables. La simpleza también tiene encanto.

En cuanto al trabajo de la dirección, observando unos cuantos encuadres queda claro que su enfoque es la grandeza de la naturaleza, utilizan a las chicas como las espectadoras de preciosos paisajes, siendo envueltas por el escenario. Logrando que el trabajo artístico destaque con fuerza, fácilmente se pueden obtener hermosas capturas del programa.


La OST está compuesto por piezas ambiente para las partes más “naturales” y hogareña para todos los momentos dedicados al campamento. Es relajante y agradable, favoreciendo el mensaje y sensación que quiere transmitir la obra. El opening “Shiny Days” es bueno, su canción es pegajosa, relacionada al programa y la animación aunque no sea creativa si cumple. Su ending pasa desapercibido hasta la preciosa escena final.

En resumen, Yuru Camp es una entrañable obra. De los mejores exponentes del Slice for Life de los últimos años y si bien sólo voy 6 animes de este año cuando escribo este artículo (14/06/18) creo firmemente que este estará en el top 7 final. Su mérito es tal que ¡quisiera ir de campamento!

MN: 7/10



Comentarios